martes, 1 de enero de 2013

Modelos a seguir



     Anoche estaba cenando con mi familia y viendo la televisión. Por supuesto salió un montón de gente deseando un feliz y próspero año nuevo, sin embargo me di cuenta de que toda la gente escogida para hacer el saludo eran actores, cantantes, deportistas y otros que no tengo ni idea pero luego me enteré de que eran pseudofamosos de estos que los mismos programas de televisión crean. Esto me hizo pensar en quienes son los modelos a seguir por cientos de miles de personas, los “machos alfa” de nuestra sociedad… es verdad que en algunos casos esas personas han trabajado mucho para llegar ahí no lo dudo. Pero me di cuenta que de alguna manera no tenemos modelos a seguir adecuados.

      Se puede pensar que si te vas a gente muy famosa estos son los indicados, y que cada uno puede escoger sus modelos a seguir en su campo, pero incluso en un campo particular podemos fijarnos más en los que son más famosos por cosas no precisamente buenas.
      Cuando estudiaba empresariales  recuerdo cómo muchos de mis compañeros de clase tenían cómo modelos a seguir a Juan Antonio Roca  o Mario Conde y me parece triste que gente con conocimientos e inteligencia, tengan precisamente estos modelos a emular. Pero qué pasa con gente como FranciscoRoig Ballester, Amancio Ortega, o Martín Varsavsky por ejemplo, exitosos empresarios que en principio no han incumplido leyes para hacerse ricos, porque no son tan famosos cómo los primero.
      Probablemente los unos y los otros tienen cosas buenas y es bueno aprender de todos, pero de alguna manera resaltan más lo que probablemente no sean los mejores ejemplos a seguir y también me pregunto cómo puede ser que los que podrían parecer  los mejores ejemplos no resulte tan fáciles de encontrar como los peores. ¿Son los medios de comunicación?, ¿somos nostros?¿es la sociedad?, ¿es la televisión?.

1 comentario:

  1. No creo que para nada este ejemplo de "Hombres, mujeres y viceversa" sea un ejemplo a seguir por personas emprendedoras. Si bien es cierto, que lo es, por aquellos que buscan dinero y la fama rápidamente.
    Lo malo de los modelos a seguir son las expectativas que te creas sobre ellos. Puedes esperar que la persona a la que admiras va a actuar de determinada manera y cuando no lo hace te decepciona. Y la decepción es lo peor.
    En el caso de Mario Conde aprobó las oposiciones del Estado a los 24, me parece un tío digno de ser admirado. Tuvo muchos logros profesionales hasta los 39. Las expectativas sobre él eran bastantes positivas. Sin embargo a sus 39 años se descubrió el escándalo Banesto. Probablemente si no hubieras confiando en él previamente no te habría decepcionado.

    Las expectativas que nos creamos sobre las personas y su cumplimiento o no posterior es lo que hace que admiremos o no a las personas...

    ResponderEliminar